SILVIA DABUL


Silvia Dabul nació en Mendoza, se graduó como Licenciada en Piano en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Cuyo. Vive en Buenos Aires y es invitada regularmente a los principales ciclos y salas del país. Se ha presentado también en Uruguay, Paraguay, Sudáfrica, Francia y Alemania. Grabó dos CD con música para dos pianos y piano a cuatro manos (Clásica), la obra completa de Kim Helweg para dos pianos y percusión (Focus Recording), Parajes (IRCO), canciones de compositores argentinos sobre textos de su autoría y Mélanges (l´Empreinte digitale, francia). Trabaja como profesora de piano en el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla.

Como poeta, publicó Lo que se nombra (Ediciones en Danza 2006), Cultivo de especias (Ediciones en Danza 2011). Ha sido incluida en diversas antologías.

Es autora del Diario del Otro Lado, publicación digital in progress de 20 cuadernos de sueños registrados desde 2012.


23.12.08

Fin de análisis XXVI

Voces apaciguadas por disparos al aire. Más allá, una hilera de sombras. Tarde o temprano lo que se agita decanta, aunque el ojo que sueña espera definir el contorno de la forma.
Algo de lo que se fue recicla en lo que vendrá. Algo, un fragmento de materia sólida en el que, como en una baranda, se puede apoyar los codos para otear la vieja identidad.

3.12.08


4º CICLO DE MÚSICA CONTEMPORÁNEA

Secretaría de Cultura de la Nación
Dirección de Música y Danza

Sala Carlos Guastavino
México 564 – Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Lunes 8 de diciembre, 20 hs.

Silvia Dabul
piano

Obras
Frank Martin: Ocho preludios para piano (1948)

Michael Gielen: Klavierstück in sieben Sätzen “recycling der glocken” (2001), para piano, piano preparado, cuencos tibetanos y cinta.

Electrónica a cargo de Lucas Urdampilleta

Previo al concierto se desarrollará una charla entre la intérprete y el crítico musical
Pablo Gianera.

Entrada libre y gratuita
Coordinación general: Juan Ortiz de Zarate

24.11.08

Fin de análisis XXV

Estrena en la mañana una mordaza con florcitas y así pasea bajo el sol, tratando de pisar lo que se asienta en el fondo y fermenta. No es día propicio para decidir transacciones, enciende un fuego discreto y se sienta a mirar cómo desaparecen de a poco las huellas.

12.11.08

Fin de análisis XXIV

Ojos que no ven lo que por sí mismo habla desde el cuerpo del desorden, corazón que no siente lo que dice esta boca es mía está cerrada. Si remonto un río que de noche es verde o azul, de día es limpio e ilumina lo que arde.

4.11.08

Los senos de la corredora pedestre

La joven que a mi derecha emprende la carrera mueve sus senos de manera tal que quisiera perpetuar su bamboleo hasta agotar el vacío de morir sin pecado
Continúo a su lado en silla de ruedas porque estoy lisiado de sus tetas
Soy roja boca Sésamo máquina de tragar la leche de las flores
Odio correr odio moverme como atolondrado odio los planetas los gobiernos detesto la causa del efecto sufro del hígado y del mal sufro de todo lo que me hace solo dispongo de cualquier creencia con tal de chupar el azúcar de su corazón



Alberto Muñoz
El levantador de pesas and other poems
(En Danza 2008)

2.11.08

Estamos invitados a tomar el té



CICLO "NOTAS DEL MUNDO":
ESPAÑA

SILVIA DABUL
piano

obras de Albéniz, Gallés, Soler y Turina
Sábado 8 de noviembre, 17 hs

Auditorio Jorge Luis Borges

Agüero 2502 1º piso

Entrada libre

17.10.08

La vida natural

Busca con tu lengua de amazona
con tu crueldad con tu olor de mujer que pasa
paladeando en sus lágrimas su sabor de deriva y de
franquicia.
Busca lejos lo más próximo mío. Busca a mi lado
lo más lejano mío. Caen las estrellas
orgánicas
y busca ahora el ídolo de labios constelados
cuando con un gemido deposita en el viento
su gran bola de fuego.

Que nos libren sus uñas de estos trapos empapados por
la miseria.
Hemos luchado como perros yo y mi temperamento con su

desnuda y salvaje inconsciencia. Una bestia se aferra a mi
garganta como un lazo de lluvias. Y tú busca la sombría brasa
de no hacer nada y de perder pie. Busca en mí tu
rostro y tu sombra de guardiana contaminada por la tortura
porque no hay estrella más preciosa que toda esta
hierba de las islas convertida en deseo.
¡Y el ídolo con su roja mirada de fogonero entre el humo
mojado de la locomotora y su negro calor de tribu
jadeando en el andén!

¡Que nos entregue su almendra táctil al borde del mundo!
Ese tesoro de decapitaciones
su hocico suave y cálido de asno que echa su aliento en los sentidos
todo su misterio en el enjambre de violetas y besos desplegado

por tu cuerpo entre las maravillas de la noche.


Enrique Molina
(Amantes antípodas, 1961)
.
.
.
.

13.10.08

Fin de análisis XXII

Acuerdos suspendidos. Reflejos condicionados. Un arco dispara flechas de dilación que indican que todo tiempo pasado fue gaseoso. Las manos en el muro se vuelven pura forma de mancha. Síntomas que reposan, verticales, y al despertar se tocan y repliegan como bichos lastimados.

5.10.08

Betina

Betina Donadío , bisabuela de Joaquín, y un soneto escrito en hexadecasílabos, metro difícil de encontrar.

* Para agrandar, click en la imagen

1.10.08

Fin de análisis XXI

Reflejos adormecidos por la inercia de una calesita. Si se soporta el mareo, el cuerpo termina adaptándose y por un momento hasta parece que se llega a disfrutar la pérdida del equilibrio. Para regresar a casa, girar en sentido contrario es un remedio forzado, aunque efectivo. Por si fallara: caer no es peligroso, después de todo estrellarse es volverse objeto emisor de luz.

22.9.08

Fin de análisis XX

Una estampida de dromedarios irrumpe en medio de la conversación sobre proporciones lógicas. Habla de filosofía mientras empuja animales. Hablo de medida y códigos con el corazón en la boca. Otra vez nos salva la mesura.
Lascia, o caro, un anno ancora allo sfogo del mio cor.

14.9.08

El miércoles a las 19 hs

Tercera Jornada Apache

Las artes y la conjugación tecnológica
Museos en extramuros / Música y videos on line / La historia
del cine a mano / Danza, teatro, escultura / Intervenciones
e instalaciones / La crítica del ojo ajeno / El arte y su
expansión: derrotero en busca del otro

Panelistas: Federico Monjeau / Silvia Dabul / Pablo Gianera
/ Luis González Bruno
Moderador: Gustavo Fernández Walker
.
Setiembre 17 – 2008 / 19 hs.
.
Sala Giribaldi
Centro Cultural de la Cooperación
Corrientes 1543

3.9.08

Fin de análisis XIX

Dónde aceitar el engranaje en este estado de cosas que giran. Cuando cierro los ojos las figuras se amontonan. Comienzan a gesticular a la vez, se atropellan, se enciman. Hay un coro de sordos esperando que me duerma para leerme los labios. Y detrás de cada imagen que se detona al voleo, algo así como un temblor.
.

23.8.08

el próximo sábado


CICLO “NUESTROS PIANISTAS”
Silvia Dabul

Johannes Brahms: Intermezzi Op. 117
Seis Piezas Op. 118
Joaquín Turina: Cuentos de España

Sábado 30 de agosto a las 20 hs

Scala de San Telmo
Pasaje Giuffra 371 (altura Defensa al 800)
Entrada: $15 (Jubilados y estudiantes $10)
Reservas: 4362-1187


*Ilustración: Florencia Walfisch







22.8.08

Se viene el disco

Aunque estamos un poco demorados. Aquí , la entrevista que me hizo el año pasado Fernández Walker para la revista del Teatro Colón y la experiencia de uno de los compositores (para leer agrandar imagen)

Gracias a Gustavo, por el continuo interés en el proyecto y por ceder el PDF, a Ayd por la asistencia técnicopedagógica, y a Marcelo, claro.

19.8.08

Fin de análisis XVIII

El vigía del tesoro ha olvidado sus obligaciones y sólo se ocupa de abrir para dejar pasar. Guarda algo de azúcar para tiempos mejores y mientras se mira los pies apoya una mano en el lugar del corazón en pose heroica. Suspira al ritmo de la oscilación de un péndulo. Permanece en estado de hilván.

13.8.08

Nunca terminará

La voz de Bayley en el video de sus nietos.



Es infinita esta riqueza abandonada

esta mano no es la mano ni la piel de tu alegría
al fondo de las calles encuentras siempre otro cielo
tras el cielo hay siempre otra hierba playas distintas
nunca terminará es infinita esta riqueza abandonada
nunca supongas que la espuma del alba se ha extinguido
después del rostro hay otro rostro
tras la marcha de tu amante hay otra marcha
tras el canto un nuevo roce se prolonga
y las madrugadas esconden abecedarios inauditos islas remotas
siempre será así
algunas veces tu sueño cree haberlo dicho todo
pero otro sueño se levanta y no es el mismo
entonces tú vuelves a las manos al corazón de todos de cualquiera
no eres el mismo no son los mismos
otros saben la palabra tú la ignoras
otros saben olvidar los hechos innecesarios
y levantan su pulgar han olvidado
tú has de volver no importa tu fracaso
nunca terminará es infinita esta riqueza abandonada
y cada gesto cada forma de amor o de reproche
entre las últimas risas el dolor y los comienzos
encontrará el agrio viento y las estrellas vencidas
una máscara de abedul presagia la visión
has querido ver
en el fondo del día lo has conseguido algunas veces
el río llega a los dioses
sube murmullos lejanos a la claridad del sol
amenazas
resplandor en frío
no esperas nada
sino la ruta del sol y de la pena
nunca terminará es infinita esta riqueza abandonada


Edgar Bayley (1919 - 1990)

10.8.08

Fin de análisis XVII

Para escurrir un trapo sólo hay que enfrentarse a alguien que haga un movimiento en el mismo sentido. Mientras tanto se podría hablar tranquilamente de otra cosa. Los opuestos en este caso son extremos de una situación en la que lo único que se busca es desprenderse del sobrante. Hasta las últimas consecuencias, hasta las gotitas finales cayendo como soldados obedientes.

31.7.08

Fin de análisis XVI

Para instalar el nuevo paisaje un segundo sería suficiente. El problema es la inercia de un movimiento que insiste en desplazarse al revés.
El recuerdo es cuerpo de un ojo retrovisor que pone su mirada en eje.

27.7.08

El azul

Si te acercas
a su reino ovalado,
la puerta
te engulle suavemente,
y adentro
en lugar de la puerta
está la ley,
que ordena:

Hay que fijarse al tema azul
cantando sin pasado:
“Azul, azul, azul”,
y alcanzar la soga que pende azul
y enroscarla en el propio cuello
distraído,
y apoyando un pie, un párpado azul
-con el otro encogido-
en el vacío azul,
en su mano sin palma,
darse un gran envión
en torno al eje, al ojo azul,
girar desarrollándose
sobre la mano del vacío azul,
y cantar sin pasado:
“Azul, azul, azul”,
hasta que llegue el miedo,
o el rojo con espuma.
O el frío.


Amelia Biagioni
(El humo, 1967)

26.7.08

Fin de análisis XV

A fin de cuentas la estructura dominante es dependiente: no soporta su propia tensión y necesita resolver –de cualquier modo- en una función más maternal, más estable. La tónica es remanso y remedio. Como llegar al hogar después de una travesía complicada, como revelar un secreto y descubrir después que se acaba de celebrar un pacto.

22.7.08

Presentación Antología

EDICIONES ARLEQUÍN
FONCA-CONACULTA (MÉXICO)

INVITAN AL CICLO DE LECTURA DEL LIBRO

Animales distintos:
Muestra de poetas argentinos, españoles y mexicanos nacidos en los sesenta.
Lectura: Carlos Battilana, Daniel Grad, Alejandro Méndez, Mori Ponsowi, Javier Robledo, Silvia Dabul.

Presentan:
Ana Franco Ortuño (México), Jorge Santiago Perednik(Argentina) y Claudia Sánchez (México)

En Casa de la Lectura:
Lavalleja 924, Capital.
Miércoles 23 de julio 19.30 Hrs.

Participan en esta Antología los poetas argentinos:

Jorge Dipré, Santiago Espel, Debrik Ankudovich, Daniel Horacio Grad, Silvia Dabul, Rodolfo Edwards, Walter Iannelli, Marta Miranda, Javier Robledo, Osvaldo Bossi, Viviana Abnur, Carlos Battilana, David Birenbaum, Carlos Martín Eguía, Pablo Montanaro, Alejandra Pultrone, Marcelo Díaz, Silvana Franzetti, Alejandro Méndez, Claudia Elisabet Sastre, María Malusardi, Marcelo Juan Valenti, Martín de Souza, Graciela Caprarulo, Guillermo Daghero, Mory Ponsowi, Ariel Williams, Laura Wittner, Bárbara Belloc, Selva Dipasquale, Anahí Mallol, Sebastián Olaso, Gabriel Reches, Marcelo Damiani, Paula Jiménez, Sergio de Matteo, Silvio Mattoni.

20.7.08

Fin de análisis XIV

A mayor velocidad menos peso. La intensidad después de todo es un recurso efímero. Si hacia el final del pasaje el tiempo se precipita sobreviene una gran pausa, que como un elástico usado, a voluntad se estira y estira. Se le llama silencio, pero está lleno de construcciones que siguen vibrando en el recuerdo del que escucha. Cómo y cuándo intervenir en esa zona velada y vacía es atributo del ejecutante, que sabe si esa música se apagó para siempre o continúa.

16.7.08

Fin de análisis XIII

Gasas diminutas para las velas de un barco que espera anclado en su botella. Olas quietas, listas para romperse en pedacitos. Una amatista que se pierde entre las telas mojadas. Estampas de un errar en miniatura.

14.7.08

Nudos en el agua

.

Apoya la boca
en el ojo de estaño

el aire es su eje

circuito sin ancla

bosqueja columnas
insufla/retiene
astillas desnudas
de antigua aleación

el aire es un río

fragua sin nodo

soga de viento
para un aria demudada


De Lo que se nombra (Ediciones en Danza 2006)

9.7.08

Fin de análisis XII

Miro brillar un sol naranja del que cuelgan estrellitas de crepé, o tal vez de celofán. Lo que creía lejos vuelve a merodear en sueños como un perro cansado que cuida ovejas en pastoreo sentimental. Intento hablar pero las sílabas se caen de la boca. Sonidos que al tocar el piso se vuelven semillas. Detrás de un biombo alguien murmura: hay un lugar hay un lugar hay un lugar...

6.7.08

Vipassana

Fijando mi mirada en la Luz Eterna
vi en sus profundidades,
atadas con amor,
las hojas dispersas de todo el universo.
En la profunda subsistencia luminosa
de esa Luz Exaltada vi tres círculos
de tres colores y de una sola dimensión,
y por el segundo parecía el primero reflejado
como el arco iris lo es por el arco iris, y el tercero
parecía fuego que igualmente de ambos emanaba.

Dante

2.7.08

Después


Es otra
acaso es otra
la que va recobrando
su pelo su vestido su manera
la que ahora retoma
su vertical
su peso
y después de sesiones lujuriosas y tiernas
se sale por la puerta entera y pura
y no busca saber
no necesita
y no quiere saber
nada de nadie.

Idea Vilariño

30.6.08

Fin de análisis XI

Hacer silencio como quien apaga la vibración de una cuerda con la palma. Romperlo después en mil pedazos. Quizás todo lo que el agua espera del río es que la deje de una vez salirse de su cauce.

27.6.08

Sólo lenguaje

Dios le debe todo a Bach. Sin Bach, Dios sería un personaje de tercera clase. La música de Bach es la única razón para pensar que el Universo no es un desastre. Con Bach todo es profundo, real, nada es fingido. Nos inspira sentimientos que no nos puede dar la literatura, porque Bach no tiene nada que ver con el lenguaje. Sin Bach yo sería un perfecto nihilista. Emile Cioran

Sin embargo desde lo estrictamente musical podría decirse que la música de Bach es puro lenguaje, y sólo lenguaje. Sobre ésta y otras cuestiones que hacen a la ejecución de Johann Sebastian en el piano moderno (ediciones, notación, dinámica, adornos, articulación, velocidades, uso del pedal) vamos a trabajar junto a estudiantes avanzados y egresados en una clase especial organizada por la DGEART (Dirección General de Educación Artística del gobierno de la Ciudad ) dentro del ciclo de Clases Magistrales.

La cita es mañana sábado 28 de 10 a 13. 30 en Gallo 238, segundo piso, Aula 13. Quien quiera venir a escuchar, está invitado. Habrá partitas, preludios, fugas, tocattas y café.

20.6.08

Fin de análisis X

Blanco sobre blanco. Una mano de cal para tapar las manchas. ¿Quién atrapará la sortija en la próxima vuelta? Mientras giro y giro, mis padres descansan inertes bajo la sombra de un plátano. Llevan algo redondo brillante en las manos blancas. Desarrollan una extraña habilidad de acróbatas y delincuentes. Me entrego a la dialéctica de la montaña rusa. Blanco sobre blanco. Cultivo para siempre la religión de lo flexible.

1.6.08

Señora Gruss

La fornicación es un pájaro lúgubre

......................................La fornicación es un pájaro lúgubre
......................................(Abelardo Castillo)

Escucha cómo cae la lluvia,
como si no hubiera amor ahí
ni luz, nada más líquido, más sonoro,
como si sólo eso quedara,
sin amor sin tiempo
sólo mi mano que cierra casi todo,
tus párpados como a un muerto,
y de a una cada mano tuya,
agua en los párpados, yéndose de cada mano
como se va de una piedra o de un bosque,
sin apuro cae,
sin malicia, inunda lo que no debería,
escucha cómo cae
solamente,
como si nadie viviera ni me tocara ahora
o nunca me tocara
salvo lluvia
cayendo en mí,


como si la fornicación fuese congoja pura,
un pájaro lúgubre, no otra cosa,
escucha, escucha cómo cae
mi cabeza en el magma
de tu axila,
sin amor, sin tiempo,
disonancia,
como si esto o lo otro
o lo de más allá
acabara siendo lluvia,
sueño de agua que adormece,
algo de placidez
o de borrasca,
como un náufrago que espera no la isla
sino la nada, como si no hubiera tiempo, amor,
y un pájaro lúgubre gritara la desesperación del mundo
como lluvia sobre un techo de zinc,
y fuera eso, lluvia que cae sobre un techo de zinc,
el mundo sin necesidad,
como un pájaro que pierde el vuelo y cae
extenuado, apenado de sí mismo,
sostuvo el cielo allá arriba
entre las alas, y ahora, no pienses,
escucha,
no, así no, por qué así, escucha,
escucha cómo cae la lluvia
.
.
Irene Gruss

25.5.08

À trois

En el libro está escrito
escuchará las voces
de dos hombres que juegan

no verá más que la sombra
de sus cuerpos alargados
sobre una cena exhibida
en tabla de billar

a pesar de su condición ingrávida
se desploma sobre el papel
y descifra el enunciado:

si el peso de tres
se volviera excesivo
deberá soltar el equipaje
antes de que se le haga agua la boca


(Publicado en Diario de poesía Nº 75)

21.5.08

Fin de análisis IX

Como quien busca en el descenso piedras seguras donde apoyar los pies. Cada ensayo de accidente pone en peligro toda reserva lírica. Materiales que obedecen al principio de los pasajes abiertos. Generosos como pan. Oscuros. Boca de túnel que se limita a perderse y jamás se entrega.

16.5.08

Un deber desconocido


Mi manera de amarte es sencilla:te aprieto a mí
como si hubiera un poco de justicia en mi corazón
y yo te la pudiese dar con el cuerpo.

Cuando revuelvo tus cabellos
algo hermoso se forma entre mis manos.

Y casi no sé más. Yo sólo aspiro
a estar contigo en paz y a estar en paz
con un deber desconocido
que a veces pesa también en mi corazón.

Antonio Gamoneda

13.5.08

Fin de análisis VIII

Si la meta se desplaza ¿dónde un límite al resguardo? Cada cerro encierra su propia violencia en una cajita de música y exhibe al mundo un corazón hecho de piedras con olor a limpio y cardos.

4.5.08




Mientras las hojas huyen...

Casida VI: de la mano imposible
(del Diván de Tamarit)

Yo no quiero más que una mano,
una mano herida, si es posible.
Yo no quiero más que una mano,
aunque pase mil noches sin lecho.

Sería un pálido lirio de cal,
sería una paloma amarrada a mi corazón,
sería el guardían que en la noche de mi tránsito
prohibiera en absoluto la entrada a la luna.

Yo no quiero más que esa mano
para los diarios aceites y la sábana blanca de mi agonía
Yo no quiero más que esa mano
para tener un ala de mi muerte.

Lo demás todo pasa.
Rubor sin nombre ya, astro perpetuo.
Lo demás es lo otro; viento triste,
mientras las hojas huyen en bandadas.

Federico García Lorca

20.4.08

Escucha ahora, vagabundo...

Las nubes no retornan

La memoria de la ola
flota dispersa en la costa baldía.
escucha ahora, vagabundo acechante, entre el vino
descolorido y la noche.
¿Y quién puede dormir?
El zumbido no cesa en el salón de las moscas.

La memoria de la ola,
la memoria del amor
te confiesa que nunca te susurró al oído su verdad.
Sólo el rumor del puerto,
pies que se alejan pisando sobre conchillas,
el lugar es oscuro
y alguien me sopla su aliento en la cara
o sólo el rudo olor del mar.

El lugar ha desaparecido.
Nada más que esa gente alrededor de la olla
donde algo se cocina lentamente.
Inútil que tiendas tu plano,
los invitados esperan el momento del festín,
unas mujeres ponen la mesa
en el fondo de la inundación,
otras ajustan la clavija en el cráneo.

La memoria de la ola:
el blanco esqueleto del pez
junto a la barca abandonada.

Lo que trae, lo que lleva,
lo que no llegó nunca.


Enrique Molina

(de El ala de la gaviota)

Fin de análisis VII