SILVIA DABUL

Silvia Dabul nació en Mendoza, se graduó como Licenciada en Piano en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Cuyo. Vive en Buenos Aires y es invitada regularmente a los principales ciclos y salas del país. Se ha presentado también en Uruguay, Paraguay, Sudáfrica, Francia y Alemania. Grabó dos CD con música para dos pianos y piano a cuatro manos (Clásica), la obra completa de Kim Helweg para dos pianos y percusión (Focus Recording), Parajes (IRCO), canciones de compositores argentinos sobre textos de su autoría y Mélanges (l´Empreinte digitale, francia). Trabaja como profesora de piano en el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla.

Como poeta, publicó Lo que se nombra (Ediciones en Danza 2006), Cultivo de especias (Ediciones en Danza 2011). Ha sido incluida en diversas antologías.

Es autora del Diario del Otro Lado, publicación digital in progress de 20 cuadernos de sueños registrados desde 2012.

28.12.06

Antonio Gamoneda


Sábana negra en la misericordia:

Tu lengua en un idioma ensangrentado.


Sábana aún en la sustancia enferma,

la que llora en tu boca y en la mía

y, atravesando dulcemente llagas,

ata mis huesos a tus huesos humanos.


No mueras más en mí, sal de mi lengua.

Dame la mano para entrar en la nieve.



Del "Libro del frío" 1992

19.12.06

Poemas de Elba Serafini

Oruga o mariposa

te quedás adentro o afuera.

Afuera está el mal, me advirtieron
pero no les hice caso
y desplegué las alas mas buscadas
por los coleccionistas.

--------------------------------------------------

Junto pétalos de rosas caídas
y los guardo
en un libro prestado,
elijo las páginas y uno a uno
los acomodo con esmero,
sé que en unos días
estarán tensos y más frágiles.

Tal vez la belleza oculta se perpetúe.

Antes me acercaba al jardín maléfico,
escondida entre alimañas
esperaba oler lo que las abejas libaban
en silencio pero alerta.
Ahora necesito levantar los pies
que el agua se escabulla con presteza,
abrir las puertas, descansar.

No me pertenecen los libros, los jardines,
los pétalos secos
y me sorprende el trepidar de la memoria.


4.12.06

2.12.06

Edgar Bayley

La claridad

Me ha tentado siempre la claridad
Y la claridad se me ha negado a veces
Como un pájaro que vuela en sueños
Y cae y sigue cayendo
Sin volar
Como peso muerto

Me ha tentado siempre la claridad
Especialmente la claridad de las hojas de saúco
También la claridad del guijarro
Y de las ramas de abeto
Y la rápida y voraz claridad de una salamandra

He querido tener claridad para mirar
Los terrones del campo recién removido
Y para mirar también el mismo arado
Y el agua que se desliza límpida por la acequia

Claridad he querido para recorrer tantos sueños
Y glorias y poderes y dispersas situaciones y gentes
Y para estar en el aire sin ausentarme del fuego

Me ha tentado siempre la claridad
De estar totalmente en cada flor
En cada herida o condena o semilla
He querido tener claridad para vivir

Y cuando al fin pude definir la claridad que yo buscaba
Advertí cuánto sueño y plumón y roja tierra
Y confusión y olvido hacen falta para comprender claramente
Y estar aquí con total lucidez sentado a la vera del camino
Avivando el fuego bajo el cielo y el polvo de las horas

Y como me ha tentado siempre la claridad
Aquella vez cuando bajo un abierto y extendido sol
Comenzaron a encresparse las aguas de la bahía
Hasta adquirir un tinte violáceo
Y un gran pájaro blanco surgió de repente de entre las nubes
Batiendo sus alas y revoloteando suavemente a mi alrededor
Decidí que era el momento de arrojar estas palabras al mar
Porque la claridad que tanto he buscado
Sólo está en algunos silencios
En algunos espacios en blanco
Antes y después de unas pocas y triviales palabras


De Alguien llama, Buenos Aires/Barcelona, Editorial Argonauta, 1983

29.11.06

Poesía en Fedro

Cristina Piña, Walter Cassara, Silvia Dabul y Alejandro Méndez

Jueves 30 de Noviembre a las 20 hs

Coordinan el ciclo: Florencia Walfisch y
Ana Lafferranderie

Fedro, Librería y Espacio Cultural
Carlos Calvo 578 - San Telmo
4300-7551

23.11.06

Marosa

Mi alma es un vampiro grueso, granate, aterciopelado. Se alimenta de muchas especies y de sólo una. La busca en la noche, la encuentra, y se la bebe, gota a gota, rubí por rubí.
Mi alma tiene miedo y tiene audacia. Es una muñeca grande, con rizos, vestido celeste.
Un picaflor le trabaja el sexo.
Ella brama y llora.
Y el pájaro no se detiene.



Marosa di Giorgio
La flor de Lis

Ya me tienes jarta...

Piazzolla es como Vivaldi, escribió trescientas veces lo mismo.

19.11.06

Una sorpresa para Víctor

Este post está especialmente dedicado a mi amigo Víctor Torres, el travieso Don Alfonso que está de traje oscuro en esta escena de Cosi fan tutte de Mozart que dieron en el Colón este año.
De paso, miramos aunque sea un poquito al Colón para no extrañarlo demasiado...
Víctor: ¡¡¡vas a tener que arreglar la placa de video!!!

Cosi fan tutte de W. A. Mozart
Virginia Tola (Fiordiligi), Hernán Iturralde (Guglielmo), Adriana Mastrángelo (Dorabella), Graciela Oddone (Despina) y Víctor Torres (Don Alfonso).
Coro estable del Teatro Colón


15.11.06

La consagración de la primavera

De tanto en tanto sucede que se encuentra un diamante en la red. Este es uno, sin dudas. La música comienza recién al minuto y medio. Vale la pena esperar, aunque el comienzo es, para mí, algo efectista. Es cierto que es muy difícil agregar algo al escándalo que provocaron en 1913 la música de Stravinsky y la coreografía de Nijinsky. Más allá de si aporta algo al argumento -de por sí brutal- ese gesto tan evidente de las vírgenes antes de la música, lo que sigue es brillante. Lamento no tener información acerca del ballet, la coreografía es de Angelin Preljocaj.



11.11.06

Me invitaron a hablar, pero soy calladita...

"La Montaña Mágica" es un programa de Radio Nacional Clásica dedicado a la literatura reciente. El próximo lunes a las 11 de la mañana estaré allí para hablar de "Lo que se nombra", leer algunos poemas y presentar parte del disco para canto y piano que estuvimos grabando con Víctor Torres .

Se puede escuchar en FM 96.7 o en internet.
Aquí la dirección, click en la columna de la izquierda.

9.11.06

Florence Foster (o la encarnación de un ángel)



A pedido del público que aclama y comenta lo siguiente:

Cierta vez, en una revista importada de música clásica, en la época en que se podían comprar, vino una nota sobre la que popularmente se considera "la peor", la peor soprano que alguna vez subió a escenarios reconocidos. Resultó ser una tal Florence Foster Jenkins (1868-1944), una aristócrata de Pennsylvania que cantaba porque tenía plata. Lo curioso es que en el CD que acompañaba a la revista venía su versión de esta aria que vos ponés, la segunda de la reina de la noche, muy conocida. La verdad es que la pobre era terrible, o muy hija de puta. Desafinaba a más no poder. Te aseguro que una gallina cacareando adentro de una olla hace menos daño al oído que la Foster Jenkins cantando a Mozart.

Este blog tiene el honor de presentar a la gran Florence Foster Jenkins



Les aconsejo pasar por el baño antes de escuchar...el pianista también es maravilloso, sobre todo cuando se apura entre intervención e intervención de la cantante.
Para incrementar la emoción se puede mirar el video de Luciana Serra posteado aquí mismo inmediatamente antes de la audición de la inefable Florence.

Aria de La Reina de la Noche de W. A. MOZART

Florence Foster Jenkins: soprano

Tomado del concierto en vivo en el Carnegie Hall en 1944.


























6.11.06

Wolfgang, siempre...

Luciana Serra: soprano
Aria de La Reina de la Noche de La Flauta Mágica

(no hay de qué...)


26.10.06

Tarde piaste...

Entre los nervios y las emociones me olvidé completamente de sacar fotos, cuando me acordé Vero , e Inés y familia ya se habían ido. Gracias por estar y compartir.


Con las músicas: (Patri Da Dalt, mi hermana Celia y Sandra Aquaviva)




Con las poetas: Carolina Massola, Marina Serrano y Dedé (alias Mercedes Araujo) de Sigamos enamoradas . (Romanita se quedó durmiendo)

23.10.06

Eduardo è arrivato

Señoras y señores: con ustedes, el blog de Eduardo Mileo

No cuentes más que me impresiona



Ya estaba preocupada, o más que eso. Anticipando la sensación de duelo. Cuando leí los detalles casi me descompongo.
Oremos, queridos hermanos músicos y melómanos, oremos con toda la fuerza de la fe puesta en los pliegos y condiciones, en el cumplimiento de las sagradas leyes de la acústica y las operísticas operaciones: que el 25 de mayo de 2008 llegue antes de 15 o 20 años.
Amén.

20.10.06

Lo que se nombra



Miércoles 25 de octubre a las 19 hs.

Presentación del libro : Lo que se nombra

Ediciones en Danza

Participan: Javier Cófreces y Gerardo Gandini

Lectura y Concierto a cargo de: Gerardo Gandini (piano), Patricia Da Dalt (flauta), Raquel Dottori (oboe), Celia Dabul (violoncello) y Silvia Dabul (piano)

Centro Cultural de la Cooperación
Sala Osvaldo Pugliese P.B
Corrientes 1543


Están invitados...después brindaremos, por todo lo que se nombra, y por lo que no.

3.10.06

Autobombo


Creo que no voy a tener tiempo de comprarme zapatos, si van les ruego no mirar demasiado los pies...





NUDOS EN EL AGUA

Recital de piano

- Preludios Nº 20, 2, 9, 6, 22 y 4 y Nocturno en mi menor de F. Chopin
- Preludio y fuga en si bemol de J. S. Bach
- Andante con variaciones de F. Schubert
- Intermezzi Nº 1, 2 y Ballade Op 118 de J. Brahms
- 3 Preludios de F. Martin
- Il pensieroso, Nubes grises de F. Liszt


Textos: Cecilia Romana, María J. De Ruschi, Javier Cófreces, Alberto Muñoz, Guillermo Piro y Eduardo Mileo.
Lecturas: Cecilia Romana y Silvia Dabul

Sábado 7 de octubre 22.30 hs
La Scala de San Telmo
Pasaje Giuffra 371 (altura Defensa al 800)

29.9.06

Japi verdei tuyú!!!

Me acabo de dar cuenta que esta relación intermitente que sostengo con mi blog ya tiene

¡Un año!

¿Será hora de formalizar?

20.9.06

Un toque clásico

Podría prescindir de tu boca
De tu cuello y de tus manos.
Podría prescindir de tus piernas
De tus tetas, de tu culo y de tus nalgas.
Para no extender tanto la lista, Cloe
Te resumo:
Podría prescindir de ti.

---------------------------------

¿Quieres saber Teodoro
Por qué no te regalo mis libros?

Hay una razón de peso
Y te la diré:
No soportaría que me regalaras los tuyos.


----------------------------------------------------

Marco Valerio Marcial (40- 103)

"Los V Latinos" Ediciones en danza
Versiones de Javier Cófreces y Matías Mercuri

17.9.06

Y guárdanos de la sobresaturación

Hoy fui a ver lo monstruito .
Si yo fuera el compositor reflexionaría un poco sobre ese tipo de intereses. Mi tía Paulina decía que todos los excesos conducen al colesterol.
El texto casi no se escuchaba, así que de eso no puedo hablar. Lo más lindo fue la murga y conocer a Fogwill, un señor muy elegante, encantador y con hijos de todas las edades.

14.9.06

Sai Boba II

yo entiendo que le pase a un metro-blogger...pero ¿por qué? ¿por qué si este es un blog modesto, de entrecasa, un bloguito de barrio, periférico, sin pretensiones, ladrillo vista, techo de chapa, asumido en sus quince, veinte, como mucho, visitas diarias ¿por qué? ¿por qué siempre aparece algún desubicado como esa señorita de mi arroba que se me cuelga de un costado y me lo usa?

Sai Boba

Atrás quedan los campos minados. Desaparecido el peligro sobreviene cierto asquito a llenarse los pies de baba. La transición es un lote sembrado de huevos.

5.9.06

Karma

Aydesa pregunta qué fuimos en otras vidas. Se me disparó la verborragia esotérica en un comentario y fue así como me enteré de mis deseos más profundos.....oh.....

yo en la anterior fui peluquera pero en la próxima voy ser vedette y voy a bajar llena de tetas y de plumas por una escalera larguísima y voy a usar tacos finitos y altos porque no voy a tener pie plano entonces no me va a doler nada de nada y un montón de señores me van a mandar flores todos los días con proposiciones de todo tipo y en el momento menos pensado voy a largar todo a la mierda y me voy a convertir en el ser más etéreo y espiritual del mundo y me voy a meter en la cama como la Aurelia de Calveyra para huir del mundo y sólo me voy a levantar de ahí para hacer pis y ni siquiera voy a hablar porque voy a estar ocupada en escribir escribir escribir y escribir

2.9.06

Tanka

en la parábola
de una revolución
la paradoja

vericuetos de un círculo
que se cierra en su voz

26.8.06

Dejame de joder

La vendedora dice que éstas no son verdaderas arrugas sino "arrugas de expresión". Me compré la cremita que me dijo, sin colágeno, con retinaldehído, extracto de pecíolo de rúcula y vitamina no se qué.
Igual... ese "de expresión" me sigue sonando a eufemismo.

24.8.06

Aguirre

La soledad o es ella

ella abre sus brazos al horizonte
pero el mar es tan grande
que sólo una gaviota lo atraviesa

ella abre sus brazos al mundo
abre sus brazos pero es tan grande el dolor
que sólo se acercan los niños

ella abre los brazos a la oscuridad
abre los brazos pero no viene nadie
y entonces el hombre que la habita fuma
y la hace toser



Raúl Gustavo Aguirre

1.8.06

Meu coração

El corazón es el órgano del deseo (el corazón puede henchirse, desfallecer, etc, como el sexo), tal como es conservado, encantado, en el campo de lo Imaginario: ¿Qué van a hacer de mi deseo el mundo, el otro? He aquí la inquietud en que se concentran todos los movimientos del corazón, todos los "problemas" del corazón.

El corazón es eso que yo creo dar. Cada vez que esta donación me es devuelta sería poco decir, como Werther, que el corazón es lo que resta de mí, una vez despojado de todo el espíritu que se me presta y que no quiero: el corazón es lo que me queda, y este corazón que me queda sobre el corazón es el corazón oprimido: oprimido por el reflejo que lo ha colmado de sí mismo (sólo los enamorados y el niño tienen el corazón oprimido).


Roland Barthes
Fragmentos de un discurso amoroso

31.7.06

NEGRO

Mazen Kerbaj



El blog del dibujante y trompetista libanés Mazen Kerbaj que hace un tiempo recomendó Wimbledon y hoy reencuentra Susana Cella . Su página web

Un artículo de Bardamu en Kaputt

24.7.06

Botón

Un fragmento del nuevo disco, no puedo subir más que un minuto por el momento. Este es el final de una obra inspirada en "West side story" de Bernstein.
Mientras tanto...

























20.7.06

Orientame que me pierdo

Lo sé. Uno debe encontrar un lugar en la vida. Sortear la trampa del espacio. Definir supone privilegios.
Éste es un blog en cul de sac.

16.7.06

Ya llega...


Otro hijo, en unos días más.
Aquí la información completa, ecografía y monitoreo incluido. Musiquita no puedo subir por ahora porque los daneses se van a enojar muchísimo.

7.7.06

Vuelve la musiquita al humo



Ya que DF me pregunta en un comentario por las grabaciones de Kagel, aquí pueden escuchar un número de Varité, obra concebida para artistas de circo. El grupo instrumental (seis personas) incluye acordeón y armonio. En la versión del 2001 que se hizo en el Colón, con patinadores, equilibristas y bastoneras, yo tocaba el piano. Podría haber hecho perfectamente de mujer gorda, hacía poco que había dejado de fumar.

La versión es del Ensamble Modern

























5.7.06

Le chien de Kagel

Mauricio Kagel vuelve a la Argentina después de 30 años. A modo de adelanto, (en pocos días más precisiones) va este minuto de "El perro andaluz" de Buñuel/Dalí en donde se escucha el tango que compuso para la versión musicalizada de 1960.



Aquí se puede descargar la película completa. Música: Richard Wagner (fragmentos de Tristán e Isolda) y Mauricio Kagel.

1.7.06

El piano de Silvina

-Cuénteme un sueño.

-Este es un sueño que no he olvidado y que puedo contar. Espero que no se duerma. A la caída de la noche yo subía, por un camino boscoso, una sierra. El sendero, entre arbustos con espinas, no era empinado. En el silencio, yo advertía crujidos de ramas que indicaban que alguien se escondía. Debía de correr algún peligro porque aceleraba mi marcha y de pronto el miedo me inmovilizaba. Ninguna luz brillaba entre las ramas de las plantas. Era un paisaje, tal vez en Córdoba, más bien invernal, de gran sequía. La oscuridad se volvió muy profunda. Después de caminar de nuevo entre el polvo de la senda, bruscamente llegué a una meseta iluminada por una intensa luz. Si el bosque era negro y gris, aquí la meseta era azul y dorada. Sobre una tarima vislumbré un piano de cola, negro y lustroso, como de ébano, con la tapa abierta y el interior del instrumento a la vista (por una extraña perspectiva). La visión de ese piano nítido, con su forma armónica, me produjo una intensa felicidad, como si del piano hubieran surgido todas las músicas dilectas.


Entrevista a Silvina Ocampo de María Moreno
Página 12
9/10/2005

21.6.06

Poema del amor triste

Adiós.
Interpretemos
el vuelo de las bandadas
que dejan sombras de tijeras en el agua.
Son páginas veloces
escritas en el aire.
Celebración cifrada
de antiguas mutaciones.
Ten paciencia con el río:
adelanta, aquieta,
entrecorta el vuelo.
El agua tiene puntuaciones móviles
y aprender a leerte lleva toda la vida.

...............................

Zumban
en mi boca abejas
atrapadas en su propia miel.
Pero la calle está quieta.
Sorda.
Embotellada en su licor narcótico.
Paciencia.
Algún sol brillará.
Alguna fiesta
animada por globos aerostáticos.
Detrás de las fogatas, las mujeres solas
conversan sobre un hombre que ha dejado de hablar.

...........................

Adiós, amada.
Te veo haciendo equilibrio entre los cables telefónicos
que abren sus brazos al cielo.
La ciudad pudorosa, amor.
Sus voces encerradas en hilitos negros.
Transportadas
por corrientes que nadie
conoce a ciencia cierta
y que da miedo conocer de otra manera.
Sobre la hamaca horizontal de los andamios
los obreros del aire limpian
unos vidrios que nadie mirará.


Fragmentos del "Poema del amor triste" de Eduardo Mileo
Ediciones en Danza, 2001

14.6.06

Szymborska

ESTOY DEMASIADO CERCA

Estoy demasiado cerca para que él sueñe conmigo.
No vuelo sobre él, de él no huyo
Entre las raíces arbóreas. Estoy demasiado cerca.
No es mi voz el canto del pez en la red.
Ni de mi dedo rueda el anillo.
Estoy demasiado cerca. La gran casa arde
Sin mí gritando socorro. Demasiado cerca
para que taña la campana en mi cabello.
Estoy demasiado cerca para que pueda entrar como un huésped
que abriera las paredes a su paso.
Ya jamás volveré a morir tan levemente,
tan fuera del cuerpo, tan inconsciente,
como antaño en su sueño. Estoy demasiado cerca,
demasiado cerca. Oigo el silbido
y veo la escama reluciente de esta palabra,
petrificada en abrazo. Él duerme,
en este momento, más al alcance de la cajera de un circo
ambulante con un solo león, vista una vez en la vida,
que de mí que estoy a su lado.
Ahora, para ella crece en él el valle
de hojas rojas cerrado por una montaña nevada
en el aire azul. Estoy demasiado cerca,
para caer del cielo. Mi grito
sólo podría despertarle. Pobre,
limitada a mi propia figura,
mas he sido abedul, he sido lagarto,
y salía de tiempos y damascos
mudando los colores de mi piel. Y tenía
el don de desaparecer de sus ojos asombrados,
lo cual es la riqueza de las riquezas. Estoy demasiado cerca,
demasiado cerca para que él sueñe conmigo.
Saco mi brazo que está debajo de su cabeza dormida,
Mi brazo dormido, lleno de agujas imaginarias.
En la punta de cada una de ellas, para su recuento,
Se han sentado ángeles caídos.

Wislawa Szymborska


Versión de Elzbieta Borkiewicz

7.5.06

Poemas de J. L. Escudero

De lo qui haiga

Noches a esa fonda llegábamos varios y ¿qué
van a comer hoy? "Tráigame de lo qui haiga"
contestaba Rufino.
Después en sobremesa larga de vino
iba la conversa subiendo poco a poco
desde asuntos menores
a totalidades inmanejables.

Salíamos a la calle y agarraba
cada uno para irse. La noche
cerraba así. E otras veces
éramos invitados e íbamos a algún otro
lugar a no sé qué más.

Después fueron desapareciendo
amigos íntimos desos si falta uno está
el otro, pero finalmente
muy pocos van quedando y aparecen suplentes
los como para escasamente tener
a quien saludar.

Así pasa.
Y en llegando a topar en esta altura
con lo desconocido me pregunta la vida
¿qué vas a pedir vos?
Y como ayer en la fonda contestaba Rufino
digo yo "tráigame de lo qui haiga"


El tiempo

Ya sé, vuelvo a intentarlo,
voy a hablar del tiempo otra vez
y ustedes dirán callate vas a repetir
meterte en dificultades.

Y a mí qué
porque si muchos ya escribieron sobre el tema
a mí un bledo me importa y lo intento
porque ningún genio desos
entiende más que yo de los turnos del agua.
Del agua de riego digo
cuando uno se dedica a regar la viña.

El tiempo es como en acequia el agua
pasa pero al mismo tiempo se quea.
Usté meta la mano y tóquela, está quietita
y sin embargo corre,
dispara pero no se ha ido, tóquela.
Después viene el celador ese que
maneja los turnos,
baja la compuerta y al cortar el riego
ahí se te acaba el mundo.

Pero claro yo aquí hablando
de lo que ustedes piensan que no entiendo.
¿Será porque se me inquieta la inorancia?
Sea como sea, aquí dejo escrito
lo que supe del tiempo mientras regaba la viña.


Belleza total

Ahora embelleciéndome se me desaparecen
arrugas de recuerdos, el dolor
de cuando agarrás ortiga
creyendo es albahaca de carnaval.

Felicítenme
que se está en mí un vacío llegando un
atisbo de soledad donde
no hay ganancia ni pérdida.

Para ir a ninguna parte
voy a salir por encima del laberinto, es
saltar desde aquí hacia ir
acercándome a todo.

Que se me están retirando las ilusiones
de alquilar balcones y aullar ante la luna
reclamos de amor. Entonces
sigan ustedes y hagan sus apuestas,
yo me retiro porque la belleza
viene pisándome los talones,
ella apagará la luz y dormiremos juntos.


De Endeveras, Ediciones en Danza


Más poemas de Jorge Leonidas Escudero: hacer click en los libros

20.4.06

Listo, el sapo del cuentito se llamará Ovidio. Gracias por participar...
En casa tenemos un sapo desde hace tres años, cada vez que llueve sale de los canteros y lo vemos saltar sobre las baldosas. Mi hijo le puso Saltarín, porque el sapo es su privada y queridísima mascota. Es un sapo verdaderamente gordo. Y no es verde, sino marrón. Voy a buscarlo ahora, si se deja ver le saco una foto.
¿Alguien sería tan amable de informarme si el sapo es un ofidio? ¿U ofidio son las víboras solamente? Si es así, lo saco ya mismo del cuentito, con víboras...nada de nada.
Muchas gracias desde ya.

18.4.06

De solución fisiológica y tránsito hacia la región áurea.

Y colorín... ¿colorado? pronunció muy quedamente...
Se puso en el pelo la hebilla violeta y encargó a Soledad, la modista, un vestido sin costuras para no rozar las llagas. De ningún modo quería que fuera su sangre lo que apagara en Pabilo las ganas de arder.

17.4.06

De la torpeza bipolar o febril catarsis de Amnesia.

Y así fue como Amnesia, la arañita, luego de mirarse extraviada las patas durante días y días, no tuvo ya qué comer, perdió tonicidad pilosa, y, creyendo que la gota de alcohol que colgaba de su tela era un nosode homeopático, abrió la boca y entró en estado alfa.

15.4.06

De lo que la durmiente calla

Durante esos cien años soñó que caminaba. El bosque que crecía alrededor del castillo fue el escenario de su permanente deambular. Luego del beso del príncipe, mientras los que con ella dormían festejaban el fin del hechizo, pensó que ninguna precaución había evitado que el huso la lastimara, y supo que los pies envejecidos, tarde o temprano, harían evidente la diferencia de edad.

31.3.06

Eripio, poesía circulante


Eripio es una nueva revista de poesía dirigida por Carolina Massola y Julieta Sánchez. Es gratuita y puede conseguirse en las librerías de Corrientes y Palermo. Las chicas van a presentarla en sociedad hacia fines de mayo, el mail de contacto es revistaeripio@gmail.com

26.3.06

Hoy no estoy sólo aquí. Me fui muy lejos

Tailleferre

Germaine Tailleferre fue la niña mimada del grupo de les six

Del ballet Les Mariés de la tour Eiffel, que dirigió Jean Cocteau, el Valse des dépêches.

BBC Concert Orchestra/ Ashley Lawrence, dirección

























25.3.06

El círculo inexistente

El presente proviene del pasado
y el futuro del presente.
Todo se vuelve uno
gracias a esa continuidad.
El tiempo es como un círculo
cuyos puntos están tan unidos
que es imposible determinar
dónde empieza y dónde acaba,
pues todos los puntos se preceden
y se siguen eternamente.

Existe, sin embargo, una visión aún más profunda.
El pasado ha quedado atrás y ya no existe.
El futuro no es nada pues aún no ha llegado.
Ni siquiera el presente dura,
así que ¿cómo podemos decir que exista
si no permanece quieto ni un momento?



El Asclepius, diálogo entre Hermes y su hijo.

24.3.06

Shostakovich

De la Sinfonía de Cámara, el segundo movimiento, Allegro molto.

English Symphony Orchestra
William Boughton, dirección

























21.3.06

Víctor...

Canta tu canto ruiseñor, y vuela...

por Víctor Torres y Carlos Kofman

López Buchardo/ Ignacio Anzoátegui


























(Aclaración: no abrir al mismo tiempo la página de Víctor y la canción de Buchardo porque se superponen los audios. O, si quiere, experimente, pero no me hago responsable de las consecuencias).

Una, una sola

Sono andati?
Fingevo di dormire
perché volli con te sola restare.
Ho tante cose che ti voglio dire,
o una sola,
ma grande come il mare,
come il mare profonda ed infinita...



Mimí-La Boheme

14.3.06

Me he perdido muchas veces por el mar
con el oído lleno de flores recién cortadas,
con la lengua llena de amor y de agonía.
Muchas veces me he perdido por el mar,
como me pierdo en el corazón de algunos niños.

9.3.06

Cabaret Songs I

Funeral Blues . Música de B. Britten, texto de W.H. Auden
escuchen, por favor

Susanna Moncayo, canto
Diana Schnaider, piano


Funeral Blues

Stop all the clocks, cut off the telephone,
Prevent the dog from barking with a juicy bone,
Silence the pianos and with muffled drum
Bring out the coffin, let the mourners come.

Let aeroplanes circle moaning overhead
Scribbling on the sky the message He Is Dead,
Put crepe bows round the white necks of the public doves,
Let the traffic policemen wear black cotton gloves.

He was my North, my South, my East and West,
My working week and my Sunday rest,
My noon, my midnight, my talk, my song;
I thought that love would last for ever; I was wrong.

The stars are not wanted now: put out every one;
Pack up the moon and dismantle the sun;
Pour away the ocean and sweep up the wood,
For nothing now can ever come to any good.

W. H. Auden



Aquí una versión del poema en español.

Mañana, más canciones de cabaret

28.2.06

Coda

Cuando la noche
despliegue sus manos
sólo seremos
papel
en el río.

variación 2

Nevarán los aullidos de tus perros sobre mi noche sin coreografía, mientras se despliega la mano que hunde, sigilosa, mis papeles en tu río.

variación 1

Y yo, que jamás hundí la mano en tus papeles, que he nevado sigilosa sobre tu porción de río, aullaré junto a tus perros mientras tus dulces gobios despliegan su coreografía.

27.2.06

Tema

No sé cómo aúllan tus perros, yo jamás hundí la mano en tu porción de río. Pero sé cómo cae la nieve en tus papeles, mientras los gobios despliegan su coreografía en sigilo.

25.2.06

Más Gubaidulina

Me gusta mucho, mucho. Y hoy no tengo nada que decir.

Silenzio, de Sofia, para bayan, cello y violín

























Sofia Gubaidulina

Casi desconocida en Argentina, Gubaidulina es uno de los compositores más importantes de la escena europea actual.
Para bajar el archivo, escribir a mi mail en el perfil.

Para escuchar, aquí:

De Sofia Gubaidulina, Nº 6: Es ist vollbracht de Sieben Worte para cello, bayan (acordeón ruso) y cuerdas

























24.2.06

En la levedad está nuestra única salvación. Después de todo, el horizonte no es más que un espejismo.

20.2.06

La ventaja de haber tenido una infancia poco feliz es que uno busca regresar continuamente a un paraíso más desconocido que perdido.

17.2.06

Fotos íntimas

Y ahora mismo cambio la de perfil, me cansó el pianito ese, parece salido de una publicidad de Floricienta.


16.2.06

Om Shanti

Pues el poema es vía de acceso al tiempo puro, inmersión en las aguas originales de la existencia. La poesía no es nada sino tiempo, ritmo perpetuamente creador.

Y asimismo es un instrumento mágico, esto es, algo susceptible de cambiarse en otra cosa y trasmutar aquello que toca: la palabra pan, tocada por la palabra sol, se vuelve efectivamente un astro; y el sol, a su vez, se vuelve un alimento luminoso.

Octavio Paz
Leo Mujeres de Eduardo Mileo, todos los poemas son bellísimos, todos, todos.

15.2.06

Es cierto que el deseo ilumina o completa el encuentro de las almas, pero creo fervientemente que otras veces obstaculiza con su urgencia.

12.2.06

No digo nada porque soy tímida, y un poquito acomplejada por mi precariedad cibernética, pero llevo días preguntándome a qué se debe que cuan alelíes en primavera florezcan los blogs en wordpress. Son las 11 de la noche, mucho wordpress, mucho wordpress, pero no se puede ver la plaza de aydé y el fantasma ha desaparecido de los lugares que solía frecuentar.
Los Bechstein nunca me quitaron el sueño, pero daría cualquier cosa por unas medias como éstas
No sé no sé, para mí que ese aspecto tan diáfano encierra oscuras intenciones...
Mirenlón, he aquí wirrr-warrrr

9.2.06

Ardohain


No sé qué estaría buscando en la red Carlos Ardohain , el hecho es que en el camino trastabilló con el humo este blog y gracias a esa casualidad conocí su poesía.
Estos poemas que ha cedido son inéditos, en la foto, una muestra de su trabajo como pintor, gracias Carlos.



After Duchamp I

Antaño era la vanguardia
las cosas miraban hacia atrás
tantos objetos comunes
tanta generación rechazada
harta de acostarse con las damas
de la primera hora
en un retorno a la era preorinal.

La conversión radical
tiene su origen en el amor por las ideas impuras
lo que salva, ensalza y singulariza
es esa hermosa fusión de formas flotantes
esa crueldad deliberada
en la ausencia de una obra imperdible
la magia de crear algo ya destruido.


After Duchamp II

Para un objeto no hay nada peor
que otro objeto, las cosas aman
a los humanos, los necesitan y sólo
en su vecindad se sienten plenas,
tal vez a las personas les ocurra lo mismo.
La relación que existe entre cosa y persona
recuerda las flechas de los diagramas
y las valencias de las fórmulas químicas,
es una conexión abstracta, quizás esa frialdad acristalada
explique su eléctrica potencia, son los artistas
quienes mejor lo entienden, esa es la razón
de que una de las máximas estrellas
del arte de todos los tiempos
sea un mingitorio.


Carlos Ardohain
carlosardohain@ciudad.com.ar

8.2.06

Un soneto, o sonata, cuasi thriller

Adagio molto, ma preciso, mormorando

Caminó muda, trémula en la sombra,
se miró en un espejo transparente,
el plano sin reverso de la mente
que viaja hacia terrenos que no nombra.
Miró también la mano vigorosa,
encendió las diez yemas una a una,
antorchas diminutas y una luna
como hálito al fondo de una fosa.
Y se tomó a sí misma con los brazos,
y sacudió la mugre de la ropa.
Como si celebrara algún ritual,
desató lentamente aquellos lazos
por los que alguna vez alzó la copa,
Entonces, sí, giró y tomó el puñal.

5.2.06


No tengo ganas de hablar de otras imágenes que no sean éstas. Sí de insistir sobre el proyecto Barenboim-Said .
Con la autoridad que me confiere haber sido alguna vez Reina de la Primavera de la Sociedad árabe-islámica de Mendoza, es que haré mi declaración sobre los dibujitos de Mahoma, pero más tarde.

30.1.06

Safo

Versiones de Pablo Ingberg:
Se ha ocultado la luna,
las Pléyades también, está en su medio
la noche, la ocasión se va pasando,
y yo acostada, sola.
Al morir yacerás y nunca habrá recuerdo

de ti en lo sucesivo, pues parte alguna tienes

en las rosas de Pieria, e ignota hasta en el Hades
vagarás entre oscuros muertos revoloteando

20.1.06

Frío

De las cuatro estaciones de Vivaldi, el Allegro non molto del Invierno
Adam Kostecki: violín, Kammerorchester Hannover

























16.1.06

Las vacaciones han llegado a un punto tenebroso. No tengo qué ponerme. No es que la ropa esté sucia...está CHICA.

14.1.06

(salí muy rubia, pero soy yo)





Piro pregunta qué extrañamos, yo extraño a Nippur

Bach

El New Trinity Baroque , grupo de instrumentos originales:

Elizabeth Packard Arnold-soprano, Magdalena Wór-mezzosoprano, en el dúo "Den Tod niemand zwingen kunnt" de la cantata Christ lag in Todesbanden de Johann Sebastian Bach

























5.1.06

Anoche soñé que estaba en la casa de un hombre y una mujer de contextura mediana. No eran jóvenes, ni especialmente hermosos. Él miraba hacia la pared, acostado, como ausente. La casa entera se volvía un dormitorio. Ella me invitaba a entrar en la cama, y después de sonreírme, se iba. El hombre giraba la cabeza. Me miraba. Sólo una vez. Yo veía sus labios carnosos, sentía el impulso de besarlo, pero no me movía. Debajo de las sábanas podía percibir, sin tocarlo, el magnetismo de una piel que adivinaba lampiña.
Todo en él era a la vez ajeno y mío.
Me levantaba de la cama destapándolo con cuidado. Parecía pensar con los ojos abiertos. Desnudo, descansaba laxo y armonioso. El miembro, sin pliegues ni orificio, era completamente liso, muy blanco.
La tristeza flotaba al ras del suelo, como la niebla del campo, en una mañana fría.