SILVIA DABUL


Silvia Dabul nació en Mendoza, se graduó como Licenciada en Piano en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Cuyo. Vive en Buenos Aires y es invitada regularmente a los principales ciclos y salas del país. Se ha presentado también en Uruguay, Paraguay, Sudáfrica, Francia y Alemania. Grabó dos CD con música para dos pianos y piano a cuatro manos (Clásica), la obra completa de Kim Helweg para dos pianos y percusión (Focus Recording), Parajes (IRCO), canciones de compositores argentinos sobre textos de su autoría y Mélanges (l´Empreinte digitale, francia). Trabaja como profesora de piano en el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla.

Como poeta, publicó Lo que se nombra (Ediciones en Danza 2006), Cultivo de especias (Ediciones en Danza 2011). Ha sido incluida en diversas antologías.

Es autora del Diario del Otro Lado, publicación digital in progress de 20 cuadernos de sueños registrados desde 2012.


25.8.12

Lecciones de Kamasutra 

Con la copa engastada de lapislázuli
la espero,
junto al estanque, el agua de colonia y la tarde
la espero,
con la paciencia del caballo preparado para los senderos de la montaña
la espero,
con la elegancia del príncipe refinado y bello
la espero,
con siete almohadas rellenas de nubes ligeras
la espero,
con el fuego del penetrante incienso femenino
la espero,
con el perfume masculino del sándalo en el lomo de los caballos
la espero.
No te impacientes. Si llega tarde
espérala
y si llega antes de tiempo
espérala,
y no asustes al pájaro posado en sus trenzas.
Espérala,
para que se sienta tranquila, como el jardín en plena floración.
Espérala
para que respire este aire extraño en su corazón.
Espérala
para que se suba la falda y aparezcan sus piernas nube a nube.
Espérala
y llévala a una ventana para que vea una luna bañada en leche.
Espérala
y ofrécele el agua antes que el vino, no
mires el par de perdices dormidas en su pecho.
Espérala
y roza suavemente su mano cuando
poses la copa en el mármol,
como si le quitaras el peso del rocío.
Espérala
y habla con ella como la flauta
con la temerosa cuerda del violín,
como si fuérais dos testigos de lo que os reserva el mañana.
Espérala
y pule su noche anillo a anillo.
Espérala
hasta que la noche te diga:
no quedáis más que vosotros dos en el mundo.
Entonces llévala con dulzura a tu muerte deseada
y espérala...

Mahmud Darwish
de El lecho de un extraña, 1999
(versión María Luisa Prieto)
_____________________________________

22.8.12

El tiempo


Ya sé, vuelvo a intentarlo,
voy a hablar del tiempo otra vez
y ustedes dirán callate vas a repetir
meterte en dificultades.

Y a mí qué
porque si muchos ya escribieron sobre el tema
a mí un bledo me importa y lo intento
porque ningún genio desos
entiende más que yo de los turnos del agua.
Del agua de riego digo
cuando uno se dedica a regar la viña.

El tiempo es como en acequia el agua
pasa pero al mismo tiempo se quea.
Usté meta la mano y tóquela, está quietita
y sin embargo corre,
dispara pero no se ha ido, tóquela.
Después viene el celador ese que
maneja los turnos,
baja la compuerta y al cortar el riego
ahí se te acaba el mundo.

Pero claro yo aquí hablando
de lo que ustedes piensan que no entiendo.
¿Será porque se me inquieta la inorancia?
Sea como sea, aquí dejo escrito
lo que supe del tiempo mientras regaba la viña.

Jorge Leonidas Escudero

17.8.12

LXVII

Todo el mundo dice que mi Tao parece locura.
Porque es grande, parece locura.
Si no lo pareciera,
hace tiempo que se hubiera vuelto insignificante.

Poseo Tres Tesoros
que guardo y protejo con cuidado:
el primero es el Amor,
el segundo, la Sobriedad,
el tercero, no Querer Ser Nunca el Primero en el
Mundo.
Gracias al amor, uno es valiente.
Gracias a la sobriedad, uno tiene amplias reservas.
Gracias a no querer ser el primero en el mundo,
uno puede ser señor de todas las cosas.

Pero si un hombre quiere ser valiente sin amor,
generoso sin sobriedad,
y ser el primero sin humildad,
camina hacia la muerte.

El amor es victorioso en el ataque
e invulnerable en la defensa.
El Cielo arma con el amor
a los que quiere proteger.

Lao Tse
(Tao Te King)

Regalo de Patri Da Dalt en esta mañana lluviosa...

14.8.12

Mariposas en la lluvia


Llueve esta noche
y vuelven
las que fui
bajo otras lluvias

aquella que camina
lacónica y desnuda
la que mira de soslayo
viejas muñecas rotas
la sin ángel que despierta
con los pies entumecidos
aún esa que siempre
vuelve las espaldas
en penumbras

y vamos
ellas y yo
en nocturna procesión
con los ojos idénticos
tras una virgen sin manto
que al cerrarlos
invoca al silencio
apoyando
un dedo en cruz
sobre los labios
y otros dos
sobre la vulva

apenas
dos mariposas
en comunión
bajo ésta
y otras lluvias

S.D.
(publicado en el CD Parajes, 2009)

12.8.12

                                                 

Me oculto adentro de mi flor
para que al llevarla sobre tu pecho
sea a mí a quien lleves sin sospecharlo.
Ya los ángeles conocen el resto.

Me oculto adentro de mi flor
para que al desvanecerme en tu vaso
sientas por mí, sin sopecharlo,
algo parecido a la soledad.


Emily Dickinson
(versión propia)

8.8.12

León


No importa si la pálida mujer
que en su torre escribe
amontona palabras tibias.

Cuando duerme
de un rojo salto
la arrebato y enciendo
la llevo a su selva
le infundo mi dinastía
y la obligo a reinar,
a avanzar segura y espléndida
a apresar bravamente
las palabras amantes o guerreras
y a desdeñar las otras.

Amelia Biagioni

6.8.12

.


Es otra
acaso es otra
la que va recobrando
su pelo su vestido su manera
la que ahora retoma
su vertical
su peso
y después de sesiones lujuriosas y tiernas
se sale por la puerta entera y pura
y no busca saber
no necesita
y no quiere saber
nada de nadie.

Idea Vilariño

2.8.12

...



La voz del ave
que la penumbra esconde
ha enmudecido.
Andas por tu jardín.
Algo, lo sé, te falta.


J.L. Borges