SILVIA DABUL

Silvia Dabul nació en Mendoza, se graduó como Licenciada en Piano en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Cuyo. Vive en Buenos Aires y es invitada regularmente a los principales ciclos y salas del país. Se ha presentado también en Uruguay, Paraguay, Sudáfrica, Francia y Alemania. Grabó dos CD con música para dos pianos y piano a cuatro manos (Clásica), la obra completa de Kim Helweg para dos pianos y percusión (Focus Recording), Parajes (IRCO), canciones de compositores argentinos sobre textos de su autoría y Mélanges (l´Empreinte digitale, francia). Trabaja como profesora de piano en el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla.

Como poeta, publicó Lo que se nombra (Ediciones en Danza 2006), Cultivo de especias (Ediciones en Danza 2011). Ha sido incluida en diversas antologías.

Es autora del Diario del Otro Lado, publicación digital in progress de 20 cuadernos de sueños registrados desde 2012.

12.5.14

Leyendo sin moverse del sitio

Imagina un poema que se inicia con una pareja 
que mira un valle, ve su casa, el prado 
de atrás con sus sillas de madera, sus trozos de verde sombreados, 
su cerca de madera, y más allá de la cerca el brillo ondulante de plata 
del estanque del lugar, su otro extremo enredado de mirto bermellón 
bajo la luz huidiza. Ahora imagina que alguien lee el poema 
y piensa: “No pensé que sería así”, 
y lo mete en un libro, mientras la pareja 
descuidada, siente que nada se pierde, ni el blanco 
destello de la cola de un pájaro carpintero que captura su vista, ni la leve 
agitación de las hojas en el viento distraen su mirada de la cúpula de madera 
de un cerro cercano donde el crepúsculo ya esparce su violeta. 
Pero el lector, que salió a dar un paseo en la noche de otoño, con todos 
los sonidos aprisionados de la naturaleza moribunda junto a él, olvida 
no sólo el poema, sino dónde está, y piensa en cambio 
en el opaco espejo veneciano del vestíbulo 
junto a una escalera circular, y en cómo las estrellas del espejo negro del cielo 
se hunden y el mar las apila en la playa como espuma. 
Tanto flota a la deriva en los cuartos siempre abiertos de otro lugar, 
no puede acordarse de quién era la casa, o cuándo estuvo allí. 
Imagina ahora que años más tarde se sienta bajo la lámpara 
y saca un libro del estante; el poema cae 
a su regazo. La pareja cruza un campo 
para llegar a la casa, todavía sienten que nada se ha perdido, 
que seguirán viviendo protegidos, encerrados
en la atmósfera ambarina del crepúsculo. Pero cómo podría saberlo el lector, 
sobre todo ahora que mete nuevamente al libro el poema, 
sin verlo, al libro donde el poeta mira fijamente las estrellas 
y dice a la hoja en blanco: “¿Dónde, Cielo, dónde estoy?” 

Mark Strand

Versión Elisa Ramírez Catañeda