SILVIA DABUL


Silvia Dabul nació en Mendoza, se graduó como Licenciada en Piano en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Cuyo. Vive en Buenos Aires y es invitada regularmente a los principales ciclos y salas del país. Se ha presentado también en Uruguay, Paraguay, Sudáfrica, Francia y Alemania. Grabó dos CD con música para dos pianos y piano a cuatro manos (Clásica), la obra completa de Kim Helweg para dos pianos y percusión (Focus Recording), Parajes (IRCO), canciones de compositores argentinos sobre textos de su autoría y Mélanges (l´Empreinte digitale, francia). Trabaja como profesora de piano en el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla.

Como poeta, publicó Lo que se nombra (Ediciones en Danza 2006), Cultivo de especias (Ediciones en Danza 2011). Ha sido incluida en diversas antologías.

Es autora del Diario del Otro Lado, publicación digital in progress de 20 cuadernos de sueños registrados desde 2012.


22.9.08

Fin de análisis XX

Una estampida de dromedarios irrumpe en medio de la conversación sobre proporciones lógicas. Habla de filosofía mientras empuja animales. Hablo de medida y códigos con el corazón en la boca. Otra vez nos salva la mesura.
Lascia, o caro, un anno ancora allo sfogo del mio cor.

14.9.08

El miércoles a las 19 hs

Tercera Jornada Apache

Las artes y la conjugación tecnológica
Museos en extramuros / Música y videos on line / La historia
del cine a mano / Danza, teatro, escultura / Intervenciones
e instalaciones / La crítica del ojo ajeno / El arte y su
expansión: derrotero en busca del otro

Panelistas: Federico Monjeau / Silvia Dabul / Pablo Gianera
/ Luis González Bruno
Moderador: Gustavo Fernández Walker
.
Setiembre 17 – 2008 / 19 hs.
.
Sala Giribaldi
Centro Cultural de la Cooperación
Corrientes 1543

3.9.08

Fin de análisis XIX

Dónde aceitar el engranaje en este estado de cosas que giran. Cuando cierro los ojos las figuras se amontonan. Comienzan a gesticular a la vez, se atropellan, se enciman. Hay un coro de sordos esperando que me duerma para leerme los labios. Y detrás de cada imagen que se detona al voleo, algo así como un temblor.
.