SILVIA DABUL


Silvia Dabul nació en Mendoza, se graduó como Licenciada en Piano en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Cuyo. Vive en Buenos Aires y es invitada regularmente a los principales ciclos y salas del país. Se ha presentado también en Uruguay, Paraguay, Sudáfrica, Francia y Alemania. Grabó dos CD con música para dos pianos y piano a cuatro manos (Clásica), la obra completa de Kim Helweg para dos pianos y percusión (Focus Recording), Parajes (IRCO), canciones de compositores argentinos sobre textos de su autoría y Mélanges (l´Empreinte digitale, francia). Trabaja como profesora de piano en el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla.

Como poeta, publicó Lo que se nombra (Ediciones en Danza 2006), Cultivo de especias (Ediciones en Danza 2011). Ha sido incluida en diversas antologías.

Es autora del Diario del Otro Lado, publicación digital in progress de 20 cuadernos de sueños registrados desde 2012.


23.8.08

el próximo sábado


CICLO “NUESTROS PIANISTAS”
Silvia Dabul

Johannes Brahms: Intermezzi Op. 117
Seis Piezas Op. 118
Joaquín Turina: Cuentos de España

Sábado 30 de agosto a las 20 hs

Scala de San Telmo
Pasaje Giuffra 371 (altura Defensa al 800)
Entrada: $15 (Jubilados y estudiantes $10)
Reservas: 4362-1187


*Ilustración: Florencia Walfisch







22.8.08

Se viene el disco

Aunque estamos un poco demorados. Aquí , la entrevista que me hizo el año pasado Fernández Walker para la revista del Teatro Colón y la experiencia de uno de los compositores (para leer agrandar imagen)

Gracias a Gustavo, por el continuo interés en el proyecto y por ceder el PDF, a Ayd por la asistencia técnicopedagógica, y a Marcelo, claro.

19.8.08

Fin de análisis XVIII

El vigía del tesoro ha olvidado sus obligaciones y sólo se ocupa de abrir para dejar pasar. Guarda algo de azúcar para tiempos mejores y mientras se mira los pies apoya una mano en el lugar del corazón en pose heroica. Suspira al ritmo de la oscilación de un péndulo. Permanece en estado de hilván.

13.8.08

Nunca terminará

La voz de Bayley en el video de sus nietos.



Es infinita esta riqueza abandonada

esta mano no es la mano ni la piel de tu alegría
al fondo de las calles encuentras siempre otro cielo
tras el cielo hay siempre otra hierba playas distintas
nunca terminará es infinita esta riqueza abandonada
nunca supongas que la espuma del alba se ha extinguido
después del rostro hay otro rostro
tras la marcha de tu amante hay otra marcha
tras el canto un nuevo roce se prolonga
y las madrugadas esconden abecedarios inauditos islas remotas
siempre será así
algunas veces tu sueño cree haberlo dicho todo
pero otro sueño se levanta y no es el mismo
entonces tú vuelves a las manos al corazón de todos de cualquiera
no eres el mismo no son los mismos
otros saben la palabra tú la ignoras
otros saben olvidar los hechos innecesarios
y levantan su pulgar han olvidado
tú has de volver no importa tu fracaso
nunca terminará es infinita esta riqueza abandonada
y cada gesto cada forma de amor o de reproche
entre las últimas risas el dolor y los comienzos
encontrará el agrio viento y las estrellas vencidas
una máscara de abedul presagia la visión
has querido ver
en el fondo del día lo has conseguido algunas veces
el río llega a los dioses
sube murmullos lejanos a la claridad del sol
amenazas
resplandor en frío
no esperas nada
sino la ruta del sol y de la pena
nunca terminará es infinita esta riqueza abandonada


Edgar Bayley (1919 - 1990)

10.8.08

Fin de análisis XVII

Para escurrir un trapo sólo hay que enfrentarse a alguien que haga un movimiento en el mismo sentido. Mientras tanto se podría hablar tranquilamente de otra cosa. Los opuestos en este caso son extremos de una situación en la que lo único que se busca es desprenderse del sobrante. Hasta las últimas consecuencias, hasta las gotitas finales cayendo como soldados obedientes.