SILVIA DABUL


Silvia Dabul nació en Mendoza, se graduó como Licenciada en Piano en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Cuyo. Vive en Buenos Aires y es invitada regularmente a los principales ciclos y salas del país. Se ha presentado también en Uruguay, Paraguay, Sudáfrica, Francia y Alemania. Grabó dos CD con música para dos pianos y piano a cuatro manos (Clásica), la obra completa de Kim Helweg para dos pianos y percusión (Focus Recording), Parajes (IRCO), canciones de compositores argentinos sobre textos de su autoría y Mélanges (l´Empreinte digitale, francia). Trabaja como profesora de piano en el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla.

Como poeta, publicó Lo que se nombra (Ediciones en Danza 2006), Cultivo de especias (Ediciones en Danza 2011). Ha sido incluida en diversas antologías.

Es autora del Diario del Otro Lado, publicación digital in progress de 20 cuadernos de sueños registrados desde 2012.


30.9.05

A tus zapatos...



Esperemos que esta Zapatera
no pierda nada en el camino y poco a poco se vayan acomodando las cosas en el teatro.

29.9.05

Flora, la gatita

Después de entender finalmente qué es lo que me pedían los "¡edítame, por favor....edítame!" y comenzar a pegar los link, poner que perfil arriba, perfil abajo, que un poquito más al medio, que sin rayita, que con rayita, que oh! la h1 es más gorda que la h2, que ay... qué bonito me está quedando,etc, etc, decidí que las nubecitas y la torre eran medio cursis, y era mejor darle al blog un aspecto moderno, más despojado, entonces, en un acto de arrojo cambié la plantilla famosa y perdí todo, todo, todo.
Vaya como aviso para los amigos que se decidan a entrar en esta cuestión de la casa propia.
Lo peor es que ahora me doy cuenta cómo me gustaban las nubecitas...

Que te edite el qué, mi amor?

Como un gajo a la intemperie, aunque el "Manual práctico del jardinero aficionado" aconseje plantarlo en maceta y protegerlo con bolsita de plástico. Después de todo, no hay intención de sacar el grand prix de la revista Para Ti Jardinería, veremos si enraiza.
Hablando de "plantillas", voto al Dr Scholl, las desgraciadas no me develan más que una especie de jeroglíficos horribles, llenos de guiones y signos, una cosa muy sosa, realmente fea. Hay una inquietante que dice: "Edítame, edítame!", como en un ruego desesperado.
En fin, esto no es fácil.